BONREPÒS I MIRAMBELL
El Hogar Parroquial de Bonrepòs i Mirambell ya es de titularidad municipal
El Consistorio suscribe una permuta con la Parroquia para quedarse con el edificio y poder rehabilitarlo
M. J. ROS - 25/01/2019
Antolí estrecha la mano al párroco local tras la firma en presencia de dos concejalas del Consistorio. EPDA
Antolí estrecha la mano al párroco local tras la firma en presencia de dos concejalas del Consistorio. EPDA

El edificio del Hogar Parroquial de Bonrepòs i Mirambell ya es de titularidad municipal. Esta mañana se ha firmado una permuta por la que el Consistorio adquiere este emblemático inmueble para el pueblo y cede a la Parroquia unos terrenos municipales. El objetivo del equipo de gobierno es llevar a cabo la rehabilitación integral del local, en el que ya se han invertido 100.000 euros para unas primeras reformas, para que pueda ser usado por la ciudadanía. Esta permuta cierra una etapa de intensas negociaciones con la iglesia.

La alcaldesa de Bonrepòs i Mirambell, Rosella Antolí, remarcaba que ha sido "un acuerdo en el que hemos trabajando desde la sentencia que nos obligaba al cierre del auditorio y que permitirá que se inviertan más de 248.000€ del SOM de la Diputació de València en la primera fase de rehabilitación integral".

Antolí recordaba que el Hogar es un edificio "muy querido por la ciudadanía porque se construyó de forma cooperativa y participó todo el pueblo". "Además –añadió- es del todo necesario porque no tenemos ningún espacio con capacidad y equipación suficiente para hacer teatro, presentaciones falleras, conciertos de la banda, etc."

La historia del actual Hogar Parroquial se remonta a la década de los 60. El municipio necesitaba un auditorio y un vecino decidió comprar un solar para albergar esta infraestructura y lo cedió a la iglesia. Fueron numerosos los vecinos que se pusieron manos a la obra para levantar el edificio y lograr financiación con la venta de rifas o entradas para espectáculos.

La intención de los actuales gestores es invertir hasta 400.000 euros para garantizar el buen estado de este inmueble tan importante para la localidad. Pero para poder invertir las ayudas provinciales, era requisito indispensable la titularidad municipal, que ahora se ha materializado tras el acuerdo firmado por la alcaldesa y el párroco local, Miguel Ángel Sargues, en representación de la Parroquia.