SUCESOS
Detenida en Gandia tras echar de casa a sus hijas de 13 y 14 años
La mujer, que en el momento de la detención estaba sentada al lado del portal con la cristalera rota y una navaja junto a ella, también increpó al padre de las niñas y le rompió el espejo retrovisor cuando fue a recogerlas, según un comunicado de la Policía
EFE - 21/08/2020
Foto archivo EFE
Foto archivo EFE
Agentes de la Policía Nacional han detenido en Gandia a una mujer de 51 años, de origen español, como presunta autora de un delito de malos tratos en el ámbito familiar, tras echar de casa a sus dos hijas de 13 y 14 años.

La mujer, que en el momento de la detención estaba sentada al lado del portal con la cristalera rota y una navaja junto a ella, también increpó al padre de las niñas y le rompió el espejo retrovisor cuando fue a recogerlas, según un comunicado de la Policía.

Los hechos ocurrieron sobre la una de la madrugada cuando los agentes que realizaban labores de prevención fueron alertados por la Sala del 091 para que se dirigieran a una calle de la localidad de Gandia, donde al parecer una mujer quería matar a sus hijas.

Al llegar al lugar, los policías encontraron a una mujer en evidente estado de ansiedad y agresividad, sentada fuera del portal, con toda la cristalera rota y una navaja a su lado, manifestando que había discutido con su pareja.

Tras tomar las medidas oportunas de precaución, los agentes averiguaron que momentos antes se habían escucharon ruidos de cristales rotos y al parecer sus dos hijas, menores, se habían ido del lugar con su padre.

La patrulla verificó que en el domicilio no se encontraba nadie y posteriormente averiguaron que las niñas podrían estar con su padre en un vehículo por las inmediaciones, a los que localizaron poco después.

Los agentes se entrevistaron con el progenitor de las menores, que manifestó que su hija mayor, de 14 años, lo llamó por teléfono para que la recogiera a ella y a su hermana, de 13 años, ya que su madre estaba muy agresiva y la había echado de casa, le había tirado toda la ropa por la ventana y tenía miedo a que le hiciera algo.

Una vez el hombre se presentó en el lugar a recoger a las niñas, la sospechosa lo increpó y zarandeó, llegando a romper el espejo retrovisor del vehículo, por lo que el hombre se fue del lugar con las dos menores.

Finalmente los policías, tras una serie de comprobaciones, detuvieron a la mujer como presunta autora de un delito de malos tratos en el ámbito familiar.

La detenida, con antecedentes policiales, ha pasado a disposición judicial.