BELLÚS
La alcaldesa de Bellús lamenta la «falta de voluntad política del Consell» para minimizar los efectos del confinamiento de Benigànim
La movilidad para los vecinos de Bellús sigue siendo muy compleja y deben hacer 23 kilómetros para ir al trabajo cuando antes solo hacían 4
REDACCIÓN - 05/09/2020
Acceso cortado al municipio.
Acceso cortado al municipio.

La alcaldesa de Bellús, Susana Navarro, ha denunciado hoy la «falta de voluntad política del Consell que preside Ximo Puig» para haber minimizado en la medida de los posible los efectos en su municipio derivados del confinamiento de Benigànim por la extensión de la pandemia de coronavirus.

Navarro ha destacado los esfuerzos que está realizando para mantener para los vecinos de Bellús «los mismos derechos que disfrutan el resto de valencianos y españoles» y la falta de ayuda de la Generalitat y la Delegación del Gobierno durante estos días en los que ha echado de menos «una audiencia previa a la toma de decisiones que iban a afectar a Bellús de manera importante».

La primera edil de esta población de la Vall d'Albaida ha recordado que en la madrugada del pasado martes con motivo de la resolución de la Conselleria de Sanidad de confinar la población vecina de Benigànim «los efectivos de la Guardia Civil cortaban la carretera CV-621 afectando a los vecinos del municipio de Bellús sin previo aviso».

La resolución de Sanidad determinaba que la movilidad «está restringidasalvo excepciones como el desplazamiento al trabajo o la asistencia al cuidado de personas mayores», ha indicado Navarro, quien desvela que «a día de hoy nuestros vecinos siguen teniendo que recorrer 23 kilómetros para llegar a su trabajo cuando antes solo hacían 4 para llegar a Benigànim».

«Con un poco de voluntad se podría haber perjudicado lo mínimo a los vecinos» reitera Susana Navarro, quien explica que los controles a los habitantes de Bellús que van a trabajar a otros municipios son exhaustivos «como debe de ser» pero también deberían haber sido rigurosos y «pido el mismo esfuerzo en la rapidez de realización de los test de detección del coronavirus, en la provisión de máquinasy reactivos y en rastrear los casos positivos porque el tiempo en estos casos juega en nuestra contra».

Las mismas dificultades se encontraron en las primeras jornadas tras el confinamiento para acudir al centro de salud aunque finalmente se atendieron las peticiones de la alcaldesa de que los vecinos de Bellús se desplazaran a Olleria para no tener que recorrer tantos kilómetros.

Susana Navarro también ha lamentado la «falta de ayuda y empatía» para que este fin de semana se pudiera haber celebrado en el acotado de pesca del pantano de Bellús el Campeonato de España de Pesca en agua dulce. En la resolución de Sanidad se especifica –en su artículo segundo f) punto 3– que «se suspenden los espectáculos deportivos con asistencia de público».

El citado campeonato se iba a celebrar sin público y además está a una distancia de 4 kilómetros de la población de Benigànim y al aire libre. La realidad es que pese a ello «y una vez más sin pedirnos opinión ni atender a nuestras explicaciones se ha optado por la cancelación y traslado del campeonato a Fortaleny».

Esta suspensión, finaliza Navarro, «va a contribuir a aumentar las pérdidas económicas a la economía local que ya está muy afectada por las consecuencias del parón sufrido por la emergencia sanitaria que vive España. Celebrar un Campeonato de estas características conlleva un año de trabajo y numerosos desplazamientos desde otras Comunidades Autónomas,que se podrían haber mantenido con voluntad y sentido común».